Google+ Badge

domingo, 30 de julio de 2017

TEJERINA Y AGUA PARA NADIE

Llegó a ministra del Gobierno de España, la Señora García Tejerina, un día cuatro de noviembre de dos mil dieciséis. Había tenido con anterioridad, y bajo las órdenes del ministro Arias Cañete, diversas responsabilidades de gobierno en aquel Ministerio de Agricultura pero tampoco es que hubiera destacado en ninguna de ellas. No dejaba de ser un puesto de confianza de los muchos que este gobierno, y los anteriores, entregan y ponen en manos de sus mas fieles escuderos. Pero miren ustedes por donde, de la noche a la mañana, se convierte la vallisoletana en ministra del Gobierno bajo la presidencia de Mariano Rajoy y ahí la tenemos para azote de Murcia, los murcianos, el Segura, los regantes, empresarios y ciudadanos en general, convertida en un enemigo de nuestro futuro mas inmediato. El agua pasa por sus poderosas manos y, a lo que parece, nos ha cerrado la llave de paso como ese mal fontanero no sabe que hacer y no se le ocurre otra cosa que decirnos que "cerremos la llave de paso y así no seguirá saliendo agua por la avería". 


De un tiempo a esta parte, a la Señora Ministra, no le oímos otra cosa sino que esperemos que llueva. Yo diría mejor que "confiemos que llueva" Que la cosa no está para trasvases. Que en Murcia regamos y tenemos agua. Que el Duero está peor que nosotros y cosas por el estilo. Claro que no olvidemos que tiene, de mano derecha, a otra señora que en su día y momento fue un alto cargo de la Confederación Hidrografica del Duero y de ahí su manía con el río castellano leones. 
Pero claro, ante estos ataques continuos a algo tan fundamental en Murcia como es el escasísimo bien del agua ¿que hacen nuestros representantes politicos y gobierno regiónal? Pues absolutamente nada no vaya a ser que el gran jefe de la calle Génova se nos enfade y sea peor el remedio que al enfermedad. Cuando; Murcia, ha sido y por ahora es, granero de votos del Partido Popular. Región fiel a la gaviota pese a todo. 
Uno recuerda aquella campaña del "Agua para todos" que literalmente nos inundó durante varios años. Hasta el Real Murcia la llevó impresa en sus históricas y centenarias camisetas. Se colgó de balcones y ventanas en los ayuntamientos. Se hicieron pegatinas. Se imprimió en los papeles oficiales del Gobierno Regional. Se pagaron grandes campañas de publicidad en los medios de comunicación y se fletaron autobuses, había dinero entonces, para movilizar a todo el mundo y que los murcianos fueran allá donde hubiera que ir. Madrid, Valencia, Alicante.... Allí que iban los regantes, la CROEM, los políticos y hasta los humildes botones de los bancos, amas de casa, parados, jubilados y militares sin graduación. Las manifestaciones estaban a la orden del día y Murcia pedía "agua  para todos" colgando incluso pancartas de lado a lado de las fachadas de acceso a los municipios. Aún recuerdo San Pedro del Pinatar con inmensos letreros en todos sus accesos. Hoy todo aquello es recuerdo. Solo eso, recuerdo. Claro que entonces el Gobierno de España estaba en manos de los socialistas y al Partido Popular, no se puede negar, el discurso del agua le facilitó mucho las cosas y le dio muchos votos en las urnas. El PSOE era el demonio con rabo y tenedor y el PP el angel exterminador que iba a acabar con aquellos atropeyos a los murcianos. 


Fue la ministra Señora Narbona, la enemiga publica numero uno de la Región de Murcia y poco falto para que se la nombrara persona "non grata" Que por supuesto no la estoy disculpando absolutamente en nada pues fue otra persona nefasta para esta sedienta Comunidad. Al Cesar lo que es del Cesar. Pero si comparo aquello con esto pues en aquella ocasión la Región de Murcia se levantó con una sola voz contra las decisiones del Ministerio y hoy, los mismos que cogian las pancartas para encabezar las manifestaciones, callan, tragan o a lo sumo te reconocen en privado, nunca en público, que la señora Tejerina nos va a llevar a la ruina. Eso si, gracias a ella, veo que tendremos que resucitar las viejas costumbres de las rogativas para invocar al Altísimo, con la mediación de Cristos y Vírgenes de ls particulares devociones de cada cual, que nos llegue la tan ansiada lluvia que a lo que parece es la única esperanza que nos queda antes que tener que ducharnos con agua de Lanjaron en botellas de litro y medio. 

Y aqui es donde, especialmente, me acuerdo del viejo maestro Luis García Berlanga y su extraordinaria película de "Bienvenido Mister Marsall". Fue una secuencia que  a la censura de la época le pasó inadvertida pero no ocurrió lo mismo con Estados Unidos que, al verla, presentaron protesta enérgica ante el Gobierno de Franco. Si recuerdan, los americanos, pasan de largo por Villar Del Río despues de tenerlo todo preparado y los sueños puestos en aquellas ayudas. Entonces, al genial director, se le ocurrió la feliz idea de ofrecernos un primer plano de un charco donde, sobre sus aguas fétidas, flotaba la bandera de las barras y estrellas. Con esa imagen estaba dicho todo.
Hoy, en Murcia, la pancarta de "Agua para todos" flota tambien sobre el charco de las aguas muertas de nuestras esperanzas y mucho me temo que los americanos, en este caso convertidos en la señora Tejerina, pasan de largo por Murcia sin pararse siquiera a ver como nos morimos de sed y nuestra economía se va a hacer puñetas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario